Razones por las que un autor cambiaría de seudónimo

Estos días me habéis estado preguntando por qué un autor podría querer cambiar de nombre, así que aprovecho este artículo para contar las principales razones:

  • El nombre anterior era español y eso hace que tu mercado se reduzca a España. Nos guste más o nos guste menos, fuera de España el público lector prefiere consumir nombres más anglosajones. Por lo que un nuevo seudónimo en ingles te abre muchas más puertas en otros mercados.
  • Su cuenta KDP estaba viciada, es decir, sus últimos títulos no tuvieron una buena acogida, esto se pude ver claramente por el número de reseñas. También puede ser que hayas tenido problemas con Amazon y que te hayan cerrado la cuenta por infringir sus políticas. Cuando sucede esto, Amazon te da menos visibilidad y te tiene en el punto de mira, así que la mejor opción es optar por comenzar con una cuenta nueva con otro nombre.

Inconvenientes de cambiar de nombre:

  • Es muy complicado posicionar en el top 100 un primer libro de una cuenta KDP nueva, pero si lo consigues, a partir de ahí cada libro que publiques con esta nueva cuenta se posicionará prácticamente sólo gracias al algoritmo de Amazon.
  • Debido a lo anterior se necesita una buena estrategia para posicionar un libro con una nueva cuenta KDP. Por eso muchos autores sin la formación necesaria, recurren a poner sus libros a precios irrisorios, como a 0´89€ y a generar mucha interacción gracias a alguna polémica o incluso hay quien utiliza la pena como estrategia para vender más y posicionarse en los primeros puestos.

Tanto la pena como la polémica son sin duda las estrategias que mejor funcionan para aquellos que no tienen los conocimientos empresariales necesarios para transformar su negocio. Porque la polémica genera tráfico rápido y si pides con pena apoyo a ese tráfico que llega, hará que las buenas personas te crean y traten de ayudarte comprándote. 

Yo nunca he sido partidaria de esta opción, aunque lamentablemente podría haber usado la pena en numerosas ocasiones. Podría por ejemplo haber sacado libro el día del padre y contar lo mal que estoy por su perdida y lo mucho que me costó superar su suicidio. Podría haber contado como mis propias amigas me maltrataban psicológicamente por ser diferente diciendo que la gente nunca entendería lo que soy y tomándose a risa mi género. Podría haber hablado de lo mucho que sufrí cuando intenté cambiarme de nombre, de las condiciones familiares en las que crecí o de los acosos que he sufrido por hombres. Sin embargo, siempre he rechazado la pena, porque como digo en mi Masterclass para escritores, creo más en el trabajo. Los resultados de la pena son efímeros.

Por eso en mi programa trabajamos estrategias orgánicas y que dan resultados a largo plazo para levantar un negocio rentable.

Espero haber resuelto vuestras dudas. Siempre es un placer compartir contenido y aprendizajes para escritores.

Comparte esta entrada con tus amigos

Deja un comentario